Por fin

Categories Principal

desguacesunidos

¡Por fin! Ya me toca a mi disfrutar de unas merecidas vacaciones, ya estoy un poco agobiada de tanto trabajo y tanto niño, tengo tres hijos menores de diez años por lo que ya te puedes hacer una idea de cómo es mi vida en verano. Trabajo desde casa por lo que los niños no se va a escuelas de verano ni campamentos ni nada, pasan el verano conmigo y a veces pienso que es un error porque hay días que me los comería para la cena. Ya sabes, cosas de madres desquiciadas. Pero por fin me toca a mí, las vacaciones que tanto esperaba están tan próximas que ya me huele como se suele decir el culo a playa.

Hacemos una escapada a la finca que tienen mis padres en la Costa Brava. Esto significa que los niños pasan casi todo el día con los abuelos y yo puedo descansar un poco junto a mi marido y disfrutar de un poco de silencio y paz que con tres niños ya os digo que es un poco difícil. El año pasado ya lo hicimos así y la verdad es que fue fantástico salvo algún momento de estrés que tuvimos que vivir por que cuando nos decidimos a hacer una excursión y bajamos a buscar el coche le faltaban los dos espejos retrovisores, es cosa de poco ya lo sé, pero yo estoy acostumbrada a utilizarlos para conducir y no me apaño igual de bien con el interior así que para mí era un grave problema, así que se nos fastidió la excursión hasta que no pudimos arreglar el coche. Enseguida buscamos  la solución en desguacesunidos, compramos los dos espejos, además lo encontramos del mismo color del coche por lo que el resultado fue perfecto.

Al día siguiente realizamos la excursión y lo pasamos genial. Los días siguientes fueron muy tranquilos porque mi madre, esa bendita mujer se encargó de los niños prácticamente todo el día por lo que mi marido y yo pudimos salir a cenar una noche, los dos solos, ya nos hacía falta un poco de intimidad. También fuimos a un balneario a quitarnos el estrés a base de masajes y de baños termales. Justo lo que necesitábamos para poder recuperar las fuerzas que habíamos perdido durante el año.
Estoy a dos días de marcharme para disfrutar las vacaciones de este año, por fin me toca a mí.